lunes, 10 de junio de 2013

FAUSTO Y EL ARCÒN


Fausto



Fausto,  siempre recordaba  el viejo arcón  que había en la buhardilla de su tía Amalia, era de madera oscura, cuatro patas lo soportaban y lo elevaban del suelo, el tesoro, no estaba dentro,  sino abajo  entre sus  patas. Cuando niño, Fausto  solía buscar bajo el arca,  para hallar extraños  objetos que allí se ocultaban.

Nunca supo la procedencia de aquellas  piezas, ni tan poco preguntaba, para que no se rompiera el hechizo. A veces  suponía que eran lanzados con tirachinas  desde la calle,  el arcón estaba frente a una ventana que permanecía abierta a todas  horas y otras veces, creía que había hecho un pacto con el azar. No todos los días fueron de gloria, habían búsquedas que  eran infructuosas,  sin embargo, cada vez el objeto encontrado era diferente -una brújula que le faltaba la aguja, canicas de cristal arañadas, una goma de borrar marca Milàn, tapones de refrescos, un llavero oxidado, un encendedor de metal, las tapas de un diario sin hojas -  así de variados  eran sus hallazgos.


Después de cuarenta años,  una vez  fallecidas su tía Amalia y su madre, Fausto  heredó la casa de sus tesoros, volvía a ella, con la intención de venderla. Una inmobiliaria cercana a la casa  se encargaría de la venta. Èl  deseaba visitar, por última vez , la casa donde transcurrieron sus primeros años.

Subió  las escaleras buscando el arcòn de su fortuna.  Ahora le parecía más pequeño y oscuro.  El hueco para meter la mano, en busca de objetos, era mucho mas angosto del de sus recuerdos, se preguntaba si seguiría ocultando tesoros, se subió la manga de la camisa y metió la mano, sus dedos tocaron algo frío y redondo, era una bola de petanca, volvió a meter la mano y continuó la búsqueda.



Cinco días más tarde, el  vendedor de la inmobiliaria,  entró a la casa con un cliente interesado en la compra.  Cuando entraron en la buhardilla,  hallaron el cuerpo de Fausto en el suelo, con una mano oculta bajo el viejo mueble. El examen del forense dictaminó, que una isquemia cardíaca, había terminado con su vida.

En el pueblo, se comenta,  que fue por la mordedura de una serpiente y que  debajo del arcón,  la   asesina, sigue  escondida.

fus






311 comentarios:

  1. Buenos recuerdos de su niñez, tantos sueños e ilusiones se formaron con sus hallazgos, bella la inocencia de los primeros años, quizás su destino era regresar a sus orígenes y satisfecho se cerró el círculo, como siempre excelente tu relato.

    Besos Fus, celebro tu regreso después del descanso, te cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ame, yo creo que todos hemos tenido nuestros tesoros infantiles. Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  2. Queridos amigos y amigas una vez terminada las vacaciones, os dejo una nueva entrada, es un relato inspirado en una buhardilla del Pàramo, que he tenido la suerte de compartir. Muchas gracias por vuestras visitas y pediros perdòn por mi falta de visitas a los blogs, espero ponerme al dia de todas esas nuevas publicaciones que tanto me agradan.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  3. Vaya!!, un relato precioso con un final sorprendente que me ha puesto los pelos de punta, jajaja.
    Me ha encantado, espero que tu experiencia en esa buhardilla, haya sido grata.
    ¿Se habían llevado el baúl?...
    Un placer pasar por tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elda, la verdad que lo hemos pasado muy bien en el Pàramo y la buhardilla era una pasada.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  4. Un relato lleno de intriga, de recuerdos de niñez y de averiguar lo que un día quedó entre las paredes de ese arcón.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro Luis. los recuerdos de la niñez siempre nos queda archivado en nuestra memoria. Gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  5. ¡Excelente relato! por desgracia para Fausto...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verònica, a veces la vida nos enseña que solo debemos vivir el momento.
      Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  6. Mala suerte tuvo el pobre hombre, Fus.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dyhego, gracias por tu visita y comentario.

      Un abrazo
      fus

      Eliminar
  7. Madre mía, que mientras iba rebuscando los tesoros he revivido los que de un año para otro guardaba para mis vecinicas, con el nombre genérico del botín "los secretos de Pili la de los secretos"
    Pero a mí nunca serpiente alguna me propinó una mordedura mortal, jejeje.
    Pobre Fausto. No se merecía tan trágico desenlace. ¿Y los médicos?
    ¿cómo no le aplicaron un antídoto a tiempo? Bromas de la sanidad con retardo...
    Óle y óle de relato, Paco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PMPilar, muchas gracias por tus amables palabras y por tu visita, los tesoros secretos de la infancia siempre seràn uno de los mejores recuerdos.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  8. Qué curioso ese relato, realmente bajo el arcón estaba su fortuna, bueno su "mala fortuna".

    Abrazos fus y me alegra tu regreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yashira, el destino nos busca y nos llena de fortuna ò de mala fortuna. Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  9. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muñekita, gracias por visitarme, me pasarè por tu casa.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  10. Muy buen relato bien llevado con un trágico final muy sorpresivo......¡pobre Fausto! .Muchos saludos FUS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lao Paunero, gracias por tus amables palabras y por tu visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  11. Yo creo que no fue una serpiente, es que al viejo le llegó la hora...:)
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genìn, ya lo dijo el forense, que muriò de repente, como se decìa en mi pueblo....jajajjaa
      Gracias por tu visita y comentario

      un abrazo
      fus

      Eliminar
  12. Sos genial
    con el arte de tus letras
    Me gusta tambien como comentás
    mil besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha, gracias por tu visita y por tus simpàticas palabras.

      un abrazo


      fus

      Eliminar
  13. ha sido un relato que se lee de un tirón por su buena dosis de intriga y misterio.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Draco, muchas gracias por tu visita y comentario.

      un abrazo


      fus

      Eliminar
  14. Las vivencias de la ianfancia,y las nostálgias por el pasado pueden producir relatos y sueños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Fuentes, las nostalgias nos hacen vivir buenos recuerdos.
      Gracias por tu vista y comentario

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  15. Mucho me ha gustado este texto.
    Me trajo recuerdos lejanos....En la casa de mi padre habìa un arcòn y para mi visiòn infantil tenìa algo de màgico ....Ya muerto mi padre enontrè un viejo reloj de bolsillo ( los que se colgaban en la chaqueta ).No sè cuàl fue el destino del arcòn ...Pero guardo el reloj como una reliquia .
    Bello viaje a la nostalgia y al sentimiento genuino que nos devuelve a los ausentes que siguen andando con nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmela, has captado el sentido del relato, es un viaje por los recuerdos de nuestra infancia.
      Gracias por venir y comentar, yo creo que casi todos, tenemos un arcòn en el recuerdo de nuestra infancia.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  16. ¡Hola amigo! ¡Qué historia más curiosa! singular, con un final inesperado. Muy entrañable al principio, giro radical después. Me ha gustado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vìctor Virgòs, gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  17. No esperaba este final...pero me gustó!
    Un abrazo amigo y cuidado con los arcones...
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Remei, muchas gracias por tu visita y comentario.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  18. Leyendo el relato presentía algo así. Le hubiera dicho a Fus -no metas la mano a ciegas Puede picarte algún bicho.
    Pobre Fus le vino la muerte cuando la nostalgia y la curiosidad inundaban su alma.
    Me ha encantado el relato. Eres fantástico.
    Boy a leer los que no haya visitado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josefa, quien muere es Fausto, yo sigo vivito y coleando...jajajajaja
      Muchas gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  19. :-)) Siempre hay que saber donde mete uno la mano. En tu relato hay algo que algunos practicamos, guardar pequeños tesoros, casi siempre desparejados, en cajas. Me confieso la tonta de las cajas, de todos los tamaños y cada una guarda algo. Tengo una con un certificado de haber pasado una aduana, (la antigua Unión Sovietica). No la voy a abrir ... siguiendo la pista de tu buen relato.
    Gracias Fus, has narrado una realidad , o algo, que nos resulta entrañablemente familiar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moon, es verdad que todos tenemos recuerdos de nuestra infancia y de aquellos tesoros que guardábamos celosamente, pensando en el valor incalculable que tenían aquella piezas.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  20. Un final incierto que deja libre al lector. Me gustan esos finales que indican pero que no cierran.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nel Moràn, muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  21. ¿La serpiente habría estado siempre ahí? ¿Le perdonó la vida mientras fue niño y le castigó por vender la casa? Preguntas que me hago. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Alter Ego, igual el destino, esperaba encontrarse de nuevo con aquel niño, que un dìa le diò vida a aquella buhardilla y cuando volviò, no lo dejò marchar.
      Muchas gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  22. Respuestas
    1. Josefa, ya me lo imaginè yo estoy vivoooo....muchas gracias por tu atenciòn.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  23. El arcón se convirtió en una caja de Pandora, los riesgos de hurgar en lo desconocido.
    Yo también tenía en mi casa de niño un "arcón de los tesoros", donde mi tío guardaba -nadie sabía porqué- trozos de cuerda. Cuand murió eché una ojeada y encontré una caja que ponía: "Trozos sin usar".
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, yo creo que todos tenemos esas historia de la infancia que siempre nos llevan al lado de la nostalgia.
      Gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  24. Muchas gracias por el relato, me ha gustado mucho,me encantan los misterios.- Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. trimbolera, muchas gracias por tu atenciòn y visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  25. Que put.....da, con lo fácil que sería meter una escoba
    o un palo y arrastrar lo que fuera. Bonito relato pero poco desconfiado para una persona adulta. Me quedo con el arcón.

    Un saludo.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Antonio, si metìa un palo rompia el hechizo de los tesoros, los recuerdos siempre nos llevan ha reencontrarnos con nuestros propios sueños.
      Gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  26. Me encantó. Muy bueno el relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lourdes. muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  27. bravo!!! existe una leyenda, EL FAUSTO CRIOLLO, que se diferencia del FAUSTO de GOETHE, por ser localista, no se por que me lo ha recordado este estupendo y breve relato!
    un abrazo enorme
    muchas gracias!
    lidia-la escriba



    www.nuncajamashablamos.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lidialaescriba, yo creo que te recuerda algùn tesoro de tu infancia, todos hemos tenido grandes fortunas guardadas en nuestra niñez.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  28. Fus, la inocencia de la infancia ve con la imaginación lo que desea ver, todo está a su alcance porque todo es posible en ese mundo maravilloso de fantasía en el que viven los niños.
    Los adultos creemos que podemos seguir confiando en ese mundo que todavía creemos vivo, pero es entonces cuando la vida nos muerde, porque si somos demasiado ingenuos no abemos defendernos y metemos la mano donde no debemos.
    Un cuento que dice mucho más de lo que aparenta. Me ha gustado, fus. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta C., la inocencia y la fantasìa de un niño no tiene lìmite, cuando nos hacemos adultos las responsabilidades y la propia sociedad, nos hace cambiar esa inocencia por competitividad. Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  29. Un final sorprendente, lo cierto que no me lo esperaba, ya que uno espera encontrar el gran tesoro que iba buscando de niño.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari-Pi-R, el tesoro existìa cuando era niño,siendo adulto, las cosas ya no son iguales.
      Gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  30. Muy bien narrado, Fus: intenso, directo y con ese final tétrico, donde la imaginación y la realidad parecen juntarse. Aprovecho para despedirme hasta el inicio del nuevo curso escolar. Ahora aquí tomamos vacaciones. Abrazos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco Hidalgo, muchas gracias por tus amables referencias, espero que tengas unas bonitas vacaciones y vuelvas pronto.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  31. Ay... Fus me ha dado un escalofrío porque lo has narrado tan bien. Eres el perfecto cuentista: introducción, nudo y desenlace... como debe ser, pero creaste un clima y al final nos has sorprendido. Excelente como siempre querido amigo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lujàn Fraix, muchas gracias por tu amable comentario y por tu visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  32. Muy bueno!

    Los recuerdos nos hacen olvidarnos de pensar en el presente.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jonhan, es verdad que los recuerdos nos ayudan a desconectarnos del presente.
      Muchas gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  33. A este relato yo le daría una lectura: "pretender aferrarse al pasado no es la mejor forma de caminar porque no pisamos sobre terreno firme y podemos morir en el intento"

    Abrazos, fus

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fina Tizòn, que tire la primera piedra, el que no tenga recuerdos de su infancia.
      Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  34. La curiosidad mató al gato. Buena narración con moraleja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El intimista, muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  35. Es cierto que ahora nos parecen muy reducidas las cosas de de pequeños se nos figuraban enormes. Un magnífico relato, Fus. Lástima que no les pase lo mismo que a Fausto a todos los que meten la mano en la caja. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe, tienes razòn antes las cosas nos parecían muy grandes y cuando las volvemos a ver, apreciamos que son mas pequeña, el tiempo y el espacio nos juega esta pasada. Muchas gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  36. Fus Magnífica esta entrada Feliz semana Saludos

    Mi nuevo blog:
    http://comprenderysaber.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josè Ramòn, muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  37. Vaya final!!!
    Pusiste mi espalda erizada!!! jajaja!!!
    ¡Qué buen cuento de adultos!!!
    Felicidades!!!
    Besosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gizela, muchas gracias por tus comentario y visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  38. Un relato que te mantiene en bilo hasta saber el final. Ves no se puede ser curioso, pero el final no te lo esperas
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, gracias por tus amables palabras y por tu visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  39. En la casa de mi abuela también había una buharda pero sin arcón, eso sí, todos los misterios estaban guardados por una miriada de arañas que acechaban con sus múltiples ojos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Antonio, en la buhardilla de casa de mi abuela tambien habìa telas de araña....gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  40. Em Portugal, dizem as gentes do povo que todas as casas têm uma cobra. Na minha já apanhei duas que soltei nos terrenos ao lado. Tentavam subir a a escada...

    Bem vindo.
    Abraços

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. maria do Sol, no conocia ese dicho portuguès donde dice que en cada casa hay una serpiente....tendrè cuidado..
      Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  41. Vaya relato tan bien contado y con un final totalmente sorprendente.........Me ha dado pena que el pobre Fausto acabara así.Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charo, el pobre Fausto acabò en sus sueños infantiles. Gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  42. Pobre Fausto... no esperaba este final,me has sorprendido.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bego, gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  43. Interesante relato fus, ya que hasta el final no sabes como va a terminar la historia. Como se suele decir a este si que lo mató realmente la curiosidad, aunque quizás fue un castigo por desprenderse de la casa. Sea el infarto o la serpiente la cuestión es que Fausto la cascó como carpanta. Con la de sorpresas que se llevó de niño, y quien le iba a decir a él el final que tendría con meter la mano en aquél baúl.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, està claro, que cuando nos hacemos mayores no debemos hacer lo mismo que hacíamos cuando èramos niños, el tiempo hace que todo cambie.
      Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  44. como bien dijiste al principio...el tesoro, no estaba dentro, sino abajo entre sus patas... jajaja suena como doble sentido, pero en efecto ahí estaba el tesoro que acabó con el bueno de Fauto...
    muy bueno amigo.
    un abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Innombrable, ahora que lo dice es verdad que suena con doble sentido la frase entre sus patas....jajajjaa.
      Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  45. Hola fus...
    Cuantos tesoros infantiles han forjado sueños de aventuras y cuentos...
    Aún en la edad adulta la fantasía se adueña de la realidad..., como en tu relato, donde las gentes del lugar afirman que fué una serpiente asesina que aún sigue bajo el arcón de la tía Amalia, la que acabó con la vida de Fausto.
    Una isquemia cardíaca les parece que no pudo acabar con una vida de sueños y fantasías para Fausto, que creía firmemente en los tesoros de debajo del arcón de la tía Amelia...
    Por si acaso no meteré la mano debajo de ningún mueble...mejor la escoba
    Un abrazo fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maribel, los tesoros infantiles han llenado de fantasìa y aventuras a muchas de nuestras vidas. Pero yo como tù, nunca meterè la mano debajo de un arcòn.....por si acasooo.
      Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  46. A mi me encanta coleccionar tesoros, (bolsos)
    es una buena narración y lleva su moraleja, vaya que la curiosidad no es nada buena.

    Besitos Fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vany To, gracias por tu amable comentario y por tu visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  47. Me ensalma el espíriti legendario de su relato. Esas casas que tienen una manera particular, por no decoir que exótica, y por eso llaman la atención, se quedan en la leyenda, como la casa del diablo de los Puyana, aquí en Bucaramanga, que fue conservada por la constructora, y puesto ahí un restaurante, para que la leyenda perviva. Un abrazo. Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos Augusto, la casa del diablo de los Puyana, debe ser interesante conocerla. Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  48. Entiendo lo que sintió Fausto al reencontrarse, de nuevo, con la casa de su infancia.
    Todo era más pequeño en apariencia, porque él había crecido, pero realmente en su corazón perseguía los recuerdos y las sensaciones que tenía desde siempre.
    Quién no ha hecho lo mismo en casa de sus abuelos?.
    Un buen relato con una moraleja inesperada. Pobrecillo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belèn, el espacio y el tiempo, cuando nos hacemos mayores, va cambiando y lo que nos parecìa inmenso cuando eramos niños ahora es normal. Muchas gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  49. Un magnifico relato, y como ocurre aveces de insólito desenlace que deja en el aire una serie de reflexiones, sobre los pensamientos y los sentimientos de nuestra niñez....Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. llorenc Gimenez, el sentido de este microrrelato es para reflexionar sobre nuestros recuerdos de la niñez y las fantasías que nos rodeaba ante cualquier evento.
      Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  50. Excelente historia, mi querido Fus.

    Y esa intrusa aun vive? Y por cuanto tiempo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ricardo Tribin, no te lo puedo asegurar si vive o no, yo no pienso ir a la buhardilla....jajajaja
      Gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  51. Excelente relato.
    Un abrazo

    Julio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julio, muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  52. Excelente relato. Hay algo mágico en arcones o cajitas.

    Un abrazo

    Julio

    ResponderEliminar
  53. Capturante relato. Nos llena de curiosidad acerca del rumbo que lleva y nos deja meditando en la duda éste final tan inesperado.
    Cómo dicen en la venta de cursos de inglés, quedamos con cara de : WHAT?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos de la Parra, muchas gracias por tu comentario y visita, me ha gustado eso de quedarse con cara de WHAT?...jajajaa

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  54. Inquietante...
    Un castigo para quien no sabe conservar los bienes familiares, tal vez"la serpiente" que vivía debajo del arcón no quería que la casa acabase siendo un supermercado:)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ginebra, creo que el espíritu de su tía también andaba por esa casa, igual fue ella la que no quería que la casa se vendiera.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  55. Hola FUS:

    Me ha gustado mucho. Inquietante final, porque algunas mordeduras pueden producir isquemias...

    Me alegra volver a leerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel Lòpez, gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  56. Quedé atrapada en tu relato de recuerdos de infancia. Expresas gratamente logrando cubrir las expectativas,

    El tesoro de la infancia, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soledad, muchas gracias por tus amables referencias y por tu visita.

      un fuerte abrazo


      fus

      Eliminar
  57. Mi querido fus, sólo paso para decirte que he tomado unas vacaciones largas en mi blog
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sor Cecilia, espero que pronto estès de nuevo entre nosotros.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  58. Piel de gallina con el impactante final...los recuerdos mueren donde nacieron. Yo de pequeña también tenía un arcón lleno de lo que para mí eran tesoros en la buhardilla de mi abuela. Siempre pienso en regresar a él, y nunca lo hago...quizás por miedo a que la realidad me inyecte su veneno también. Una nunca sabe lo que puede esconder el paso del tiempo.
    Un relato magistral, engancha desde la primera línea hasta la última...y más allá.
    Da gusto volver después de un forzoso retiro y encontrarse con estos tesoros :) Tengo que ponerme al día por eso!!!
    Me has estremecido con este relato, es fabuloso!!!
    Un abrazo inmenso!
    !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Favole, una alegria volver a tenerte por casa, muchas gracias por tu comentario, casi todos tuvimos una buhardilla en el recuerdo de nuestra infancia.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  59. Tremenda historia, todos de pequeños hemos sentido inclinación en rebuscar en el halcón del abuelo, en esas edades cualquier nimiedad te parecía un tesoro, la imaginación es extraordinaria en la niñez.

    Un beso.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ventana de foto, la imaginaciòn y la fantasía de la niñez es ùnica. Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  60. Jamás me dio por mirar bajo aquél arcón que mi abuelo tenía en el desván. Sin embargo, miraba a menudo dentro; encontré cosas que entonces se me antojaban maravillosas. Vistas con el paso de los años, simples recuerdos, pero aún conservo algunos.
    Te quedó muy bien, fus.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfredo, el arcòn que hay en casa de mi abuela tineìa un candado y nadie podìa mirar dentro, cuando falleció y se abriò, había todo su ajuar de cuando se casò, se quedò viuda muy joven y nunca màs utilizò aquella ropa.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  61. No me esperaba este final, muy buen relato. De pequeños todo nos parece grande, luego al ser adultos nos parece mentira que hubiéramos visto las cosas de una dterminada manera.
    Un abrazo, Fus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valverde. cuando dejamos la niñez todo nos cambia a nuestro alrededor, muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  62. Muy buen relato Fus, un final inesperado bajo la apariencia de una anécdota inocente, con la infancia como punto de partida.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roberto Angel, muchas gracias por venir y comentar.


      un abrazo

      fus

      Eliminar
  63. Hola, Fus
    La percepción de los objetos que tenemos cuando somos niños es muy diferente a aquella de cuando ya somos adultos; al parecer todo lo vemos de acuerdo a nuestro tamaño.
    El fin de la narración ha sido escalofriante, sólo un insensato es capaz de meter la mano a través de un agujero sin medir las consecuencias :)
    Cordiales saludos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rud, es verdad que cuando niño percibimos el espacio y el tiempo en otra dimensiòn. Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  64. EXCELENTE RELATO MI AMIGO. FULLL TRAMA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ReltiH, muchas gracias por tu comentario y visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  65. Hola fus.Me ha gustado el relato.Y ahora intento encontrarle lo que hay que detrás...Tener bonitos recuerdos ayuda en los momentos difíciles...pero quedarse demasiado en el pasado no es bueno...uno se olvida de vivir el presente...
    Saludos de Francia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eric Lavergne, yo siempre digo que el tren pasa una vez tu puerta, sinò lo coges, el pròximo tren serà otro diferente. Debemos vivir el tiempo que nos toca y nunca mirar hacia detrás, intentar vivir lo que antes no hemos vivido es un absurdo, hay que mirar al presente.
      Muchas gracias por venir y comentar

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  66. Muy bueno, Paco, me hizo pensar en esas maldiciones que dejaban los egipcios en sus cámaras mortuorias.
    Un fuerte abrazo, qué buen verte de vuelta.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto, muchas gracias por tu visita y por tus amables palabras.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  67. Impresionante el desenlace, no me lo esperaba. Yo además veo la moraleja, volver a situaciones del pasado nos puede traer muy malas consecuencias, el pasado y sus arcones hay que dejarlos donde están.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rita, comparto contigo tu reflexiòn. Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  68. hl, Fus! Sorprendente final para un cuento precioso. De alguna manera su destino estaba ligado a aquel arcón, por eso se quedó junto a él. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donaire, el destino a veces es juguetòn y a Fausto se la jugò.
      Gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  69. Hola Fus.
    Un relato muy que me ha llenado de intriga hasta el final.
    Un abrazo desde Valencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montserrat, muchas gracias por tu visita y comentario.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  70. buen trabajo narrativo fus
    el final con un quiebre inesperado
    abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  71. Cuando uno está relajado y de vacaciones, se consiguen
    cosas tan buenas como estas.
    Estupendo relato, me ha ´gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, una alegrìa tu visita y comentario. Es verdad que las vacaciones hace que uno se relaje y desconecte de la rutina.
      un abrazo

      fus

      Eliminar
  72. La lógica del niño es inviable en la del adulto y la del adulto no cabe en la del niño, al final la lógica del niño se impone y la casa no se vende por el adulto, no se juega más en la dimensión de los adultos.
    Para ser adultos en este mundo presente debemos olvidar al niño que llevamos y si quisiéramos regresar alguna vez allí por necesidad tenemos que matar al adulto que hemos llegado a ser.
    Abrazos Fus!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aristo, complicado tenemos siendo adulto querer regresar a nuestra infancia, los tiempos pasados deben ser solo recuerdos.
      Muchas gracias por tu visita y comentario.

      Un abrazo

      fus

      Eliminar
  73. Eso eso, tú a seguir dando miedo para cuando metamos la mano en algún sitio buscando algo.
    Alguna vez me ha pasado esa extraña sensación de que algo me picaría o mordería, me lo acabas de recordar con este relato.

    Con motivo de mis 250 seguidores, os quiero hacer un regalo para agradeceros vuestro apoyo y compañía y, de paso, si más gente lo quiere, que no dude en venir a por él.

    NO ES PARA QUE HAGÁIS NADA. Solo es un regalo sin más.
    http://relatosfantasiaelfos.blogspot.com.es/2013/06/ya-somos-250-en-este-blog.html

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EldanY, muchas gracias por tu regalo y espero que nos sigamos leyendo .

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  74. Inesperado desenlace y prosa precisa,
    lo que hace un relato digerible.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge Ampuero, muchas gracias por tus amables palabras y visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  75. ¡Hola Fus!!!

    Nos dejas un precioso relato, pero con un final no deseado: yo toda entusiasmada pensando que Fausto encontraría en realidad el tesoro!... Y va a entrar la muerte. ¡Pero es que es, así la vida! La muerte nos sorprende en donde menos se piensa.

    Gracias por compartir tus bonitas letras.
    Te dejo mi abrazo y mi estima siempre.
    Se muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina, Fausto encontrò algo inesperado, un tesoro no deseado.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  76. Buen relato Fus, muy bien conseguido hasta el final, las cosas que tiene la vida, quién le iba a decir eso a Fausto...

    Voy regresando lentamente y espero sigamos en el camino,

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre palmeras, espero que vuelvas al completo y darte las gracias por tu visita y comentario.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  77. Fausto veía mas pequeño el arcón y mas estrecho el hueco, quizás no pensó que era el quien en realidad había crecido. Siempre encontraba sorpresas en aquel escondite y quien sabe si realmete encontró lo que no quería o el destino le deparó un paro cardíaco inesperado...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. espartacus, el destino a veces nos hace unas jugadas un poco macabras. Gracias por tu visita y por tus palabras.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  78. Qué relato más hermoso, al final murió entre recuerdos que había hecho suyos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mientrasleo, a veces los recuerdos nos mata.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  79. Un relato maravilloso, muy buena imaginación la tuya.
    Gracias por tu encantadora vista a mi sitio, te dejo un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, muchas gracias por tus amables palabras.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  80. Aqui aplica la frase que dice " la curiosidad mato al gato" Muy buena historia, atrapa.
    Un abrazo y linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Betty, la curiosidad a veces juega estas malas pasadas.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  81. ...excelente relato Fus!
    Te engancha de principio a fin.
    Felicitaciones y buena semana.
    Un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anrafera, gracias por tus palabras y visita.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  82. me has hecho sonrier
    como siempre
    me encantan tus textos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recomenzar, muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  83. ¡¡Vaya final!!.

    Un estupendo relato.

    Es muy agradable leerte.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  84. Amalia, una alegria tenerte por casa.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  85. La curiosidad mató al gato... haha Qué bueno el relato, el final!!!
    Por favor dile a Homero que no me mire de ese modo, me rompe el corazón de adoración... Ya dejé mi comentario...

    Besos mentales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belleza, la curiosidad nos mata...jajajaja
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  86. Quizás tenia que haberse quedado con el misterio que encerraba aquel arcón...Aveces la curiosidad es mala consejera...
    Interesante relato.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sneyder, nunca debemos mirar hacia detràs, el tiempo que vivimos ya no volverà.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  87. Um mistério que ficou por desvendar, mas não deixa de ser um Conto com muito mistério.
    Bom!...

    Abraços


    SOL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sol da Esteva, muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  88. ¿Y quién lo manda a meter la mano ahí? ¿Nunca escuchó el dicho de que la curiosidad mató al gato?

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josè A.Garcia, la curiosidad no atiende a los consejos.
      Gracias por venir y comentar.


      un abrazo

      fus

      Eliminar
  89. En ocasiones es mejor quedarnos con la incertidumbre que dar rienda suelta a la curiosidad. Como en el relato, esta puede ser letal.
    Buen desarrollo y estupendo desenlace.
    Besos con antídoto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gloria, me ha gustado eso de los besos con antìdoto,,,jajaja
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  90. Hola Fus, una historia divertida hasta que llega un funesto final para arruinar la magia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Priego, los finales felices son difìciles de conseguir.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  91. Uf, qué final, no lo esperaba para nada, este tipo de relatos suele tener un giro predecible, no sé, como que algo fastuoso encuentra finalmente y que hace cambiar a su protagonista de parecer. Sin embargo me encanta este estupendo fin que has dado, ¿la curiosidad mató al gato? Pobre Fausto, me caía bien.

    Un saludo afectuoso
    Setefilla

    ResponderEliminar
  92. Setefilla, muchas gracias por tu visita y comentario.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  93. Me ha encantado Fus, he estado en un vilo hasta un final que no me esperaba. Un fuerte abrazo amigo, yo ya me despido por el verano. ¡Hasta Septiembre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe Lasala, muchas gracias por venir y comentar y espero tu regreso en Septiembre.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  94. Respuestas
    1. Ali Reyes, es verdad que cuando descubrimos que nuestros recuerdos de la infancia ya no son tan reales, en cierta forma, la tristeza se asoma a nuestra ventana.
      Muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      Eliminar
  95. Jamás se me hubiese ocurrido meter la mano...¡que repelusss!...jajaja
    Me ha gustado mucho este ocurrente relato, feliz fin de semana y a disfrutar del veranito. Abrazos, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar Contreras, gracias por tus amables palabras y te deseo que pases un buen verano.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  96. Los fantasmas del pasado, nos juegan siempre alguna mala pasada.
    Mejor no hurgar demasiado, no nos vaya a sorprender una araña gigante. o lo menos probable: una serpiente venenosa.




















    ResponderEliminar
  97. He olvidado los saludos, que te envìo generosos, y abundantes. UN abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montserrat, muchas gracias.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  98. Impresionante! te lo ha dicho todo, te felicito. Gracias y muy fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, muchas gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  99. hola amigo ...gracias por tu amable visita ,la verdad que ese arca me ha recordado una de mi abuela que no se lo que tenia pues ademas le ponia un candadito pero ella alli metia y sacaba cosas que nunca entendi su encierro...bueno el final como todos que uno ni se lo espera
    feliz domingo y siempre te esperare
    un beso
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina-Emer, todos tenemos recuerdos de aquellas arcas de nuestras abuelas que con tanto celos guardaban.
      Gracias por tu visita y comentario

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  100. Existem tesouros que devem ficar guardados em seu respectivo tempo, jamais vão nos pertencer.
    Beijos
    Joelma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ateliè Tribo, comparto contigo tu reflexiòn. Gracias por venir y comentar.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  101. Hola Fus,gracias por pasar por mi blog y quedarte.Me ha sorprendido gratamente el amplio contenido de tu blog,asi que con tu permiso me quedo a explorarlo con mas calma. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jordi López, gracias por venir y estàs en tu casa.

      un abrazo

      fus

      Eliminar
  102. História muito interessante!!
    Abraço e boa semana

    ResponderEliminar
  103. Un relato interesante, aunque el final sea un poco inesperado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  104. La curiosidad mató al gato (y a Fausto).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  105. Un relato ágil e intenso con un final sorprendente.Hay lugares y objetos anclados al estatismo,aferrados a un punto misterioso del espacio,que no pueden profanarse ni venderse como simple relicario.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  106. Hola querido Fus
    Gracias por tu comentario en mi blog La Galatea, lo valoro mucho, me da felicidad verte, compartir poemas clásicos y esta amistad.
    Besos grandes.

    ResponderEliminar